DANZATERAPIA

2017-12-18T10:52:58+00:00

Conocer tu cuerpo, es conocer tu manera de estar en el mundo.

A través de la danza, el movimiento, la reflexión, la música y actividades de proyección creativa aumentaremos nuestra conciencia corporal y emocional, lo que nos aportará tanto un aumento de la flexibilidad, amplitud de movimientos y fortalecimiento físico, como un desarrollo de la expresión y creatividad, potenciando la construcción de un yo corporal más seguro y saludable.

Nuestro cuerpo tiene un lenguaje propio que siempre expresa la verdad de nuestras emociones, aunque nuestras palabras quieran decir lo contrario. Cada emoción contenida deja de manera sigilosa una huella en nuestro comportamiento. Por eso es importante, no sólo no reprimir nuestras emociones, sino tener un conocimiento de las mismas para poder gestionarlas de manera saludable. ¿Eres consciente de cómo expresa tu cuerpo emociones básicas como la alegría o la ira? A través del movimiento de tu cuerpo, de su conocimiento y su danza libre podrás trabajar tu mundo interior, escuchar tu cuerpo y dar un lugar para cada vivencia que te permita seguir avanzando de forma saludable.

 

Danzaterapia para pacientes oncológicos. Cáncer de mama

Cada vez coexisten más evidencias en relación a la idea de que no es posible curar un tumor si únicamente nos centramos en él, sino que es necesario curar todo el organismo en profundidad.

La actividad física regular no sólo afecta y mejora el pronóstico de los tumores sino que también contribuye positivamente a nivel fisiológico, mejorando la fuerza y movilidad, y a nivel psicológico, mejorando la autoconfianza y la autoestima. De hecho, cada vez es un elemento de creciente uso en la rehabilitación oncológica, si bien es cierto que sus posibilidades y beneficios dependen de la situación del paciente, estado general de salud y tipo de cáncer.

blog1-compressor

En el caso concreto del cáncer de mama, tanto la operación como los tratamientos adyuvantes (quimio y radioterapia) conllevan una serie de secuelas físicas entre las que se encuentran, a parte del posible desarrollo de linfedema, la limitación funcional del hombro, reducción de fuerza y flexibilidad del miembro superior, reducción de la capacidad aeróbica y aumento de fatiga. Más allá de lo físico, tanto la operación como los posteriores tratamientos, suelen provocar una serie de alteraciones en el estado psicológico de las pacientes, especialmente significativas los relacionados con el cambio en la apariencia física.

Estas clases te ayudan en la recuperación física y psicológica. Un espacio para ti, donde poder ser tú y reencontrarte contigo misma.